La razón por la que no te escribí la semana pasada.

Estos últimos días fueron intensos. El día 20 comencé un nuevo trabajo y el proceso de inducción ha tomado todo mi tiempo y energía, pero poco a poco voy recuperando el tiempo para mis otros proyectos. Este exceso de actividad hizo que mis hábitos se desordenaran un poco y que no te enviara mi correo acostumbrado para apoyarte en lograr tus metas. Gracias a que tengo un hábito desarrollado, noté lo que pasaba y me apresuré a tomar acción.

Por esta razón me gustaría hablar de la importancia de definir objetivos SMART y tareas específicas y cómo estas influyen para lograr nuestras metas.

Cuando tenemos una idea o un sueño, normalmente lo encontramos abrumador, porque no pensamos en dividirlo en pequeñas etapas. Pensamos en bajar de peso, y decimos: tengo que recuperar mi figura en un año. Eso suena mucho más difícil de hacer que pensar en bajar consistentemente 2 kilos al mes, por ejemplo. Además de ser mucho más manejable, nos permite ver regularmente si estamos o no acercándonos a la meta, y cuáles son las acciones que me dan mejores resultados.

O bien, nos sentimos frustrados y estancados en nuestra carrera. Soñamos con encontrar un lugar que disfrutemos, o empezar un emprendimiento que nos dé lo que necesitamos para vivir, pero no pensamos que tenemos que comenzar por algo más concreto, en mi caso, construir un negocio que pueda hacer desde cualquier parte y que me apasionara.

Todos soñamos con algo así, pero no siempre nos atrevemos a renunciar sin tener un ingreso fijo. En mi caso, comencé a crear mi marca, mis cursos y mis proceso de negocio. Ya tengo un proceso establecido, pero antes de renunciar a mi empleo tengo que asegurarme de poder sustituir un ingreso con otro. Y cómo mi trabajo ya no me hacía sentir motivada, primero tenía que encontrar otro trabajo dónde pudiera ser yo y tuviera suficiente energía para seguir con mis actividades personales.

En un mundo ideal, todos nos dedicaríamos a lo que realmente deseamos. Pero en realidad, tenemos que empezar a esculpir un poco más de espacio para nuestra vida en este sólido bloque que son las responsabilidades laborales.

Por eso los hábitos son importantes para cumplir tus sueños, para dedicar aunque sea una hora al día a eso que realmente amas. Para mantener los hábitos, tenemos que sentirnos al 100%. Cualquier enfermedad, presión o imprevisto nos puede descarrilar.

Los hábitos se forman con constancia y dedicación, pero se mantienen con la motivación diaria. Un hábito te traerá más éxitos que un momento de inspiración o trabajo arduo.

Si quieres mejorar tus resultados, desarrolla hábitos que te acerquen a tu visión. Y si quieres aprender más sobre este proceso, te invito a unirte a mi grupo en vivo de Kaironáutica de Acción, que te ayudará a lo largo de todo el proceso. Mi octavo grupo comienza el 25 de septiembre.

¡Te deseo mucha suerte!