No te des por vencido

EN MOMENTOS DIFÍCILES, ES FÁCIL OLVIDAR QUE TENEMOS TALENTO

Sobre todo cuando vemos:

  1. Una carrera laboral que no fue en ascenso permanente
  2. Estudios inconclusos o “irrelevantes”
  3. Haber dejado un trabajo antes de cumplir un año, o tener varios trabajos en un plazo corto
  4. Un estilo personal que no se conforma con lo tradicional
  5. Edad, sexo, raza, orientación, religión o cualquier otra característica que te hace diferente
  6. Haber renunciado a un trabajo (o haber sido despedido) que estaba terminando con tu espíritu
  7. Ser ignorado en tu trabajo actual
  8. Que tu talento sea ignorado o desaprovechado
  9. Falta de claridad en tu siguiente paso
  10. Haber fallado en proyectos anteriores

Si estás en esta situación, recuerda que el emprendimiento es la mejor forma de encontrar satisfacción bajo tus propios términos, pero la mayoría de las veces requiere mucha perseverancia, hasta que nuestra tarea o proyecto sea reconocido.

No te des por vencido, sigue buscando formas de mostrar al mundo tu talento.