Mejorando tu carrera

La estabilidad laboral que nos vendieron como meta no solo es un mito sino que es contraproducente. Cambiar de puesto regularmente aumenta tu salario (si lo haces de forma planeada y estás preparado) al menos un 20% con cada cambio. Adicionalmente, tiene la ventaja de que evitas adoptar patrones inefectivos que se aprenden a lo largo del tiempo en una empresa y que te permite “cambiar de aires” y dejar atrás personas que no aportan a tu vida.

Muchos en algún momento tuvimos jefes o colegas prepotentes, dados al favoritismo o simplemente incompetentes y dejarlos atrás es lo mejor que pudimos haber hecho. No solo nuestra salud mental mejora cuando estamos en un lugar donde nos sentimos apreciados, sino que también nos volvemos más productivos al estar en un mejor equipo de trabajo.

Al paso del tiempo aprendemos que al asistir a una entrevista, nosotros también estamos haciendo un proceso de selección y buscamos un jefe y una organización que nos ayude a sacar lo mejor de nosotros mismos.

Para prepararte en este entorno cada vez más cambiante piensa siempre en el tipo de organización donde quieres trabajar, prepara un plan de carrera y cúmplelo con dedicación.

Algunas ideas:

  • Identifica puestos que te interesen
  • Revisa los perfiles de LinkedIn de ese tipo de puestos
  • Recopila los cursos y experiencias que esas personas han tomado
  • Conecta con ellos y pregunta si puedes entrevistarlos para saber más sobre cómo llegaron ahí
  • Crea un plan de desarrollo que cubra los cursos que te interesan, fechas tentativas e instituciones que lo ofrezcan, así como costos
  • Busca también páginas y aplicaciones como Coursera, Udemy y Trailhead que te permitan tomar cursos gratis
  • Conecta con comunidades de desarrollo profesional
  • Encuentra un mentor para un tema específico
  • Obtén experiencia ofreciendo tus servicios como voluntarios, Linkedin for Volunteers es un excelente lugar para comenzar
  • Involúcrate en actividades con tu comunidad donde puedas conectar con otras personas