Llena a tu mamá de orgullo

Muchas de nuestras madres sacrificaron su vida profesional o laboral al tenernos. Ya sea que dejaron de trabajar, que dejaron pasar oportunidades, que no ejercieron su profesión o que no avanzaron en sus estudios.

Muchas de ellas buscaron su realización profesional más adelante, pero otras se sintieron, con justa razón, agotadas debido al esfuerzo físico, emocional y mental de tener un hijo. Y aunque yo no soy partidaria de que los hijos sientan que deben cumplir las metas de sus padres, me gustaría invitarte a que llenes a tu mamá de orgullo.

A que busques tu realización personal. A que estudies un poco más. A que cada vez seas un poco más compasivo, un poco más generoso, un poco más cariñoso. A que te sigas esforzando. A que sigas ayudando a los demás. A que encuentres el éxito para ti y que ayudes a otros a llegar a él. Y a que seas feliz. Estoy segura que eso la llenará de orgullo. Tanto si la tienes aquí contigo, como si te cuida desde ese lugar al que van las madres cuando ya no están con nosotros.

Feliz día de las madres, a ti si lo eres, y a tu mamá por tenerte.