La magia de una fecha

En septiembre lancé mi reto Contenido Irresistible para quienes buscan atraer clientes por medio de contenido (videos, blog, podcasts, cursos, etc). Este primer reto fue un éxito, a pesar de que nunca había hecho uno (o siquiera participado en uno). 50% de las personas que se registraron se inscribieron a mi reto en Facebook, y el 25% de ellas decidieron tomar el curso piloto que ofrecí.

Sabía que tenía que lanzar otro reto más antes de que terminara el año para seguir haciendo crecer mi audiencia, y lanzar formalmente mi curso. Se me ocurrió crear un reto diferente, puesto que sé que muchos de mis clientes no tienen una marca, y eso me hizo comenzar a divagar. Me preguntaba si valdría la pena el esfuerzo de crear otro reto, puesto que el primero obtuvo buen resultado y probablemente muchos de los que se registraron aún deseen participar.

Empecé a diseñar el siguiente reto y se me fué un mes entero en este proceso. Debo decir que en este intervalo terminé mi grupo de Kaironáutica de Acción y comencé el nuevo grupo de Kartografía. Pero no dejaba de darle vueltas y de postergar ese nuevo lanzamiento.

Esta mañana decidí poner orden. Consideré la fecha de lanzamiento de Kartografía, y lo que necesito para incrementar mi audiencia, así que decidí la nueva fecha del Reto de Contenido Irresistible y mágicamente, todo se alineó. En menos de 30 minutos hice un nuevo post de Facebook, lo publiqué en un cuatro grupos donde está mi audiencia objetivo, y comencé a ver respuesta. Casi inmediatamente esa energía pesada se levantó y me sentí de nuevo emocionada por el proceso.

Esto me hace pensar lo importante que es decidirnos a comenzar algo y poner una fecha de entrega. Además, el valor de design thinking, de crear un proyecto piloto que seguiremos mejorando. El primer reto lo hice sin saber mucho de lo que estaba haciendo, solo con la intención de compartir mis conocimientos y promocionar mis cursos.

Ahora siento que estoy partiendo de una base sólida, puesto que ya conozco el proceso y es solo cuestión de afinar detalles. Dejaré el reto de la marca para después de las vacaciones.

Si tienes un proyecto al que le sigues dando vueltas, te invito a que decidas una fecha (a un tiempo razonable) la anuncies. Eso te llenará de energía para comenzar a crear.

Date tiempo suficiente para hacer las cosas bien, pero no tanto como para que postergues y te ocupes en otras cosas. Anunciarla ayuda a que nuestro cerebro se enfoque y funciona mucho mejor si además la ponemos por escrito.

En un mundo incierto, la claridad de una fecha de entrega nos llena de energía.