Invitación

Si algo hemos aprendido en este momento clave del mundo es que necesitamos trabajar en algo que nos haga felices y que nos lleve a la autorealización.

El éxito que nos venden los medios es, frecuentemente, vacío y materialista. Pero la visión espiritual del crecimiento no se acopla a las necesidades y obligaciones materiales que muchos tenemos.

El verdadero éxito es hacer lo que nos ayuda a realizarnos como personas y nos permite sostener el estilo de vida que deseamos. Y aunque aún no logro todo lo que me propuse el año pasado, quiero compartir contigo cómo he llegado hasta aquí, las estrategias que seguí y cómo las logré implementar.

Transformación


Un mapa para la acción