Descubre tu propósito y aplícalo

Descubrir tu propósito requiere de introspección. Vivirlo requiere de compromiso. Cada día debemos decidir cientos de cosas. Desde a qué hora levantarnos, hasta que queremos hacer, pasando por la forma en que elegimos sentirnos cada día.

Tu propósito de vida debe ser claro, específico, motivante, alcanzable, positivo y sobre todo generoso. El mundo es un espejo que nos refleja constantemente. La forma en que actuamos genera una energía que ponemos frente al mundo y el mundo responde a ella.

Cuando actuamos de forma generosa, nuestro contacto con el mundo se vuelve igual y la respuesta de la gran mayoría de las personas también. La forma en que percibimos al mundo recibe también dicho impacto, lo que ocasiona que veamos al mundo desde una perspectiva de apreciación, lo que nos permite crecer.

Te invito a que descubras tu propósito y una vez que tengas claro que deseas hacer, te dediques incansablemente a vivirlo en cada decisión.